PAGINA ENTRADA    Código de Derecho Canónico

 

CAPÍTULO I

"DE LAS CAUSAS PARA DECLARAR LA NULIDAD DE MATRIMONIO

(Cánones 1671 - 1691)

DEL FUERO COMPETENTE Y DE LOS TRIBUNALES

 

CÓDIGO DE DERECHO CANÓNICO DE 1983

MOTU PROPRIO “MITIS IUDEX DOMINUS JESUS” 2015
Art. 1 Del fuero competente
 
Art. 1 Del fuero competente y de los tribunales
 
Can. 1671 Las causas matrimoniales de los bautizados corresponden al juez eclesiástico por derecho propio. Can. 1671 § 1. Las causas matrimoniales de los bautizados corresponden al juez eclesiástico por derecho propio.
Can. 1672 Las causas sobre los efectos meramente civiles del matrimonio pertenecen al juez civil, a no ser que el derecho particular establezca que tales causas puedan ser tratadas y decididas por el juez eclesiástico cuando se planteen de manera incidental y accesoria. Can. 1671,§ 2. Las causas sobre los efectos meramente civiles del matrimonio pertenecen al juez civil, a no ser que el derecho particular establezca que tales causas puedan ser tratadas y decididas por el juez eclesiástico cuando se planteen de manera incidental y accesoria.
Can. 1673 Para las causas de nulidad de matrimonio no reservadas a la Sede Apostólica, son competentes:

1º. el tribunal del lugar en que se celebró el matrimonio;

2º. el tribunal del lugar en que el demandado tiene su domicilio o cuasidomicilio;

3º. el tribunal del lugar en que tiene su domicilio la parte actora, con tal de que ambas partes residan en el territorio de una misma Conferencia Episcopal y dé su consentimiento el Vicario judicial del domicilio de la parte demandada, habiendo oído a ésta;

4º. el tribunal del lugar en que de hecho se han de recoger la mayor parte de las pruebas, con tal de que lo consienta el Vicario judicial del domicilio de la parte demandada, previa consulta a ésta por si tiene alguna objeción.

Can. 1672. Para las causas de nulidad de matrimonio no reservadas a la Sede Apostólica, son competentes:

1° el tribunal del lugar en que se celebró el matrimonio;

2° el tribunal del lugar en el cual una o ambas partes tienen el domicilio o el cuasidomicilio;

3° el tribunal del lugar en que de hecho se han de recoger la mayor parte de las pruebas.

 

 

 

  Can. 1673 § 1. En cada diócesis el juez de primera instancia para las causas de nulidad del matrimonio, para las cuales el derecho no haga expresamente excepción, es el Obispo diocesano, que puede ejercer la potestad judicial por sí mismo o por medio de otros, conforme al derecho.

§ 2. El Obispo constituya para su diócesis el tribunal diocesano para las causas de nulidad de matrimonio, quedando a salvo la facultad para el mismo Obispo de acceder a otro tribunal cercano, diocesano o interdiocesano.

§ 3. Las causas de nulidad de matrimonio se reservan a un colegio de tres jueces. Este debe ser presidido por un juez clérigo, los demás jueces pueden ser también laicos.

§ 4. El Obispo Moderador, si no es posible constituir el tribunal colegial en la diócesis o en el tribunal cercano que ha sido elegido conforme al § 2, confíe las causas a un juez único, clérigo, que, donde sea posible, se asocie dos asesores de vida ejemplar, expertos en ciencias jurídicas o humanas, aprobados por el Obispo para esta tarea; al mismo juez único competen, salvo que resulte de modo diverso, las funciones atribuidas al colegio, al presidente o al ponente.

§ 5. El tribunal de segunda instancia, para la validez, debe ser siempre colegial, según lo dispuesto en el § 3.

§ 6. Del tribunal de prima instancia se apela al tribunal metropolitano de segunda instancia, salvo lo dispuesto en los cánones 1438-1439 y 1444.